domingo, 17 de marzo de 2013

Back.

Porque ya no escribo, ni cuando puedo, ni cuando quiero... porque yo ya no soy el primero.

https://www.youtube.com/watch?v=sJhGy9TQW9M

jueves, 3 de noviembre de 2011

Taste

Hoy me he dado cuenta que lo quiero más de lo que creía.
Hoy me he dado cuenta que estoy dispuesta a dejar el pasado.
Hoy me he dado cuenta que lo quiero más de lo que debería.
Hoy me he propuesto poner de mi parte.
Hoy me he propuesto... volver a sentir.

lunes, 17 de octubre de 2011

La cosas de siempre.

... perdóname por todo.

No me parece coincidencia haber salido un sábado por mañana, como lo solía hacer... sentía que, aunque no estés a mi lado, debía recordarte, debía brindarte un día solo y exclusivamente para ti.
Desperté y busqué la ropa de siempre: zapatillas sucias, pantalón ancho en las caderas, un polo con esa telita suave que nos encantaba, casaca. Extraño esa simplicidad al vestir, al hablar, al actuar.

Salí del lugar y me dirigí al parque de siempre. A pesar de haber dejado de fumar... sentí que, al pasar un día a solas, debía hacer las cosas tal cual las recordaba, así que me dirigí a la tienda de siempre y compré los cigarros que odiabas. Me senté donde siempre y abrí un libro. Mientras pasaba las páginas y aspiraba el humo en mi garganta lo imaginé otra vez, me transporté otra vez, sentí que te esperaba. Volví a sentir el estómago retorciéndose, cerré los ojos, volví a aspirar.

Coloqué música, el destino empezó a jugar conmigo y cada sonido que escuchaba a través del auricular me traía olores y sensaciones que ya había olvidado; trajo a mi memoria recuerdos que permanecían ocultos en mi cerebro, pero que no había olvidado.

Quedé casi adormecida, los cigarros; el olor a café y a grass; el dulce e indescriptible aroma del nosequé que llevabas puesto; la textura de las páginas del libro, la bulla, las risas, la paz, las respiraciones profundas, los latidos pausados, la sensación de frío, las rodillas temblando...
.... no sé por qué, pero mientras más lejos estés, más cerca estoy.

Fue entonces cuando desperté y no pude más con mi tristeza. Me agoté, me resigné a pensar en lo mucho que me gustaban las situaciones complicadas, ya no podía evitarlas, era yo... era yo la complicada.

Los demás son tan claros.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Paja mental amorosa.

Sabía que tarde o temprano mi careta de vidrio iba a romperse, solo pensé que dudaría un poco más. Sabía que en algún momento debía decidir, y creo que estaba lista para ello, pero al ver las decisiones que tomabas a lo largo de estos años… mis opiniones cambiaron y ya no son las mismas. 
Me cansé que cambiar, me cansé de adecuarme, me cansé de estar disponible. Algunas veces-y lo he notado-no basta con amar, he descubierto que las cosas funcionan con “querer”, con poner de su parte, con ver siempre el lado positivo de las cosas… y llego a la conclusión: ¿De qué vale amar si no quieres?... es verdad que nadie sabe todos los misterios, definiciones o síntomas del amor, y es probable que muera sin saber qué eran esas cosquillas en el estómago… ¿Amor?, ¿Pasión?, ¿Lealtad?, ¿Ilusión?, ¿Emoción? Pero, a veces peco de ingenua y vuelvo a pecar, vuelvo a caer, vuelvo a experimentar, vuelvo a creer… supongo que como ser humano –y aun más complicado- como adolescente, estoy en peligro de nuevas tentaciones que escapan de mis manos, estar en peligro de volver a caer, fallar, salir lastimada, lastimar. Muchas veces las decisiones que he tomado no me han convencido del todo, es más, muy pocas veces estoy cien por ciento segura de las cosas que estoy haciendo o que voy a hacer, muchas veces me he arrepentido, sigo arrepentida de cientos de cosas y sé que me arrepentiré de un ciento más. 
El punto de fondo de este razonamiento que empecé en un momento de despecho y hoy (5 meses después) estoy llegando a muchas conclusiones que si bien no van a ayudarme a tener todas las respuestas que necesito y merezco, guarda en mí el sabor dulce de un trabajo bien terminado, de un razonamiento bien planteado. Hoy no puedo hablar todo lo que sé (o creo saber) del amor porque ya no sé si llamarlo así: “AMOR”. Hoy pienso que el más mínimo detalle es eso… son las cosquillas, algo al que no puedo calificar, definirlo o entenderlo; es tan abstracto como el aire, como el sonido, como el olor, como el calor… ya no puedo llamarlo “amor”, mi cerebro ya no computa esa palabra como válida.

jueves, 11 de agosto de 2011

No tengo nada.

Hace tiempo, cuando sucedía algo que me rompiera el corazón o simplemente que me enoje, mandaba todo a la mierda, abría Word y mis dedos se conectaban casi al instante con mi cerebro y juntos vomitaban palabras sin sentido, pero con mucha razón... de ahí mi gusto a la escritura, poesía, cuento, etc ...

... es extraño cómo las malas circuntancias de la vida te va llevando poco a poco a tu camino, a tu lugar, a tu espacio; quisá por eso dicen que mientras más sufras la recompenza será mucho mayor, y por lo que me esta tocando vivir puedo dar fe de su veracidad.

Reconozco que e cambiado notoriamente (muy aparte de llevar varios kilos de más), ya no escribo tanto como hace un par de años, ya no leo compulsivamente, ya no hablo igual, ya no escribo igual, ya no pienso como antes. En lugar de vomitar mi odio y rencor en los teclados de mi computadora, trago saliva, lloro, busco amigos, busco alcohol y mis problemas nunca abandonan mi cerebro, cada cosa, cada dolor, cada angustia se va refugiando y acomodando lentamente en cada espacio de mis pensamientos... después que todo esta bien vuelven a aparecer y sigue el circulo vicioso sin afrontar, terminar o solucionar mis historias, mis dolores, mis recuerdos.

Estoy en proceso de investigación... ¿todo está bien?, ¿es esto lo que quiero?, ¿no hago daño a nadie?, espero no volver a fracasar.

lunes, 23 de mayo de 2011

Típico...

Es tan típica tu manera de escribir, tu sarcasmo, tu manera de puntuar, tu cinismo, la ironía de los tres (ni uno más, ni uno menos) puntos que usas para dar un poco más de suspenso y drama a tus palabras, los clásicos “cuídate” (a pesar que llevo casi dos años diciéndote que odio esa palabra), el infaltable punto final con el que finges seguridad en tus palabras e inexistente determinación.

Es tan típica la elegancia cuando demoras en contestar, en evitar expresar, ser clara y directa, herir (pero no demasiado), generar polémica, dejarme pensando.

Es tan típica mis reacciones de risa, asco, cólera, amor, cariño, aprecio, felicidad, soberbia, agradecimiento… todas a la vez, todas peleándose por el primer lugar.

Y lo más importante: mi manera típica de hacer un mundo de 5 simples y cortas palabras.

martes, 15 de febrero de 2011

El día que lloré.

Me encuentro en el pie de la cama, miro el enorme muro blanco que divide mi habitación con la casa siguiente.

Estoy perpleja. ¿Mis pensamientos? Bueno, digamos que cobraron vida, cogieron sus trajes de baño, tomaron un avión y se encuentran veraneando en alguna isla paradisíaca de las Antillas. Miro mis manos, toco mis rodillas, me estremezco… voy subiendo lentamente por mis muslos hasta llegar a mis genitales, sigo subiendo… palpo mi estómago, continúa latiendo, deslizo mis manos hasta mis pechos, los froto, sigo… masajeo mi cuello, finalmente llego a las ventanas, están abiertas. La lluvia es fuerte, Dios está molesto con todos nosotros, nos hemos portado mal, hemos hecho que se sienta ofendido, adolorido, decepcionado… lo hemos hecho sentir como si él siempre hubiera estado para nosotros y nosotros le hubiéramos contestado con una patada en lo que más duele: el corazón. Me detengo ahí, en los ventanales con cortinas rectas y negras, el viento hace que estas se vayan cerrando de par en par… la lluvia es muy fuerte, se siente la ira de Dios. Las cortinas se van mojando de lluvia salada y gruesa, se escuchan truenos, la tierra se mueve, se retuerce, se mueve de lado en lado, patalea, reniega, se tensa. Todo está perdido, no se escucha nada. Se termina todo con un fuerte suspiro, con un hermoso sol y un arcoíris gris.


12.01.11.

lunes, 14 de febrero de 2011

Lo que necesito ahora es un trago y mis píldoras.


La vida me sabe a nada y la nada me sabe bien.

Aparentemente todo está bien, me siento tranquila en realidad... ya no suelo preocuparme por otra persona y me repito: "haces bien, no puedes contigo misma y no podrás con una pareja"... es solo ese sabor final amargo que me dejan los días terminados lo que me tiene inquieta. 

¿Soy feliz?, me refiero a que río, me divierto, estoy de buen humor, saludo a todos con amabilidad... pero en el fondo, muy en el fondo sigue el vacío, el final amargo, la sensación que las cosas que hago las hago en el presente y quedan ahí, no trascienden, no son de importancia, no me emocionan, no me enamoran, no me llenan.

Soy una caja de colores vacía. 

Tengo miedo, que alguien por favor me devuelva el sentir, la magia, las ganas de vivir, los suspiros, la emoción, la alegría infinita... 
... parece que dejé de amar.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Se va.

Dejaré de lado por un momento mis dificultades amorosas (si así puedo llamarlas) para contarles que hoy, por fin, me gradué.


Resultados:


Número de colegios: 4
Número de suspenciones: 8
Número de amigos: 10
Número de enamorad@s: 1
Número de jalados: 1
Número de tutores: 9

Cosas aprendidas: “los amigos van y vienen” y... si haces algo en el viaje de promoción te lo recuerdan toda la vida, jaja.
Una chica fuerte en sus decisiones, algo romántica, perseverante, preocupada, una pizca de responsabilidad aumentada, etc etc.

Doy gracias a todos aquellos que estuvieron conmigo en los momentos más importantes, a mi mamá porque se amanecía hasta tarde para ayudarme a hacer mis tareas (desde que tengo uso de razón) quién fue mi paño de lágrimas, quién me enseñó a tener la frente en alto y a sentirme orgullosa de lo que soy y de los logros que he obtenido. Ella quién siempre me dio fuerzas con su típica frase "te quiero hijita, tú puedes, yo sé que lo puedes todo". A mi papá que nunca me forzó a hacer las cosas que él quería, confió y confía en mí y en mis decisiones. Siempre me apoyó a su forma "Si vas a ser una lavandera, serás la mejor lavandera", me decía. A mi hermana que siempre supo aconsejarme y bajarme -a la fuerza- de mi nube, por las gritadas y los insultos. A Karina porque siempre fue un buen ejemplo. A Luciana que siempre sabía lo importante que era para mi las cosas que hacía, por no hacer que me atrasara ni me desconcentrara, por no ser un estorbo en mi vida... si no un impulso para hacer las cosas bien.
Podría agradecer a muchas personas como Juan Pablo, Pablo, Freaddy, Joan y todos los tutores que tuve... pero la lista sería ya muy larga.

Espero con muchas ansias este año, esta etapa y que las cosas buenas sigan conmigo.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Introspección.


Solo tú que conoces mi forma se sentir, mi forma de reír, hasta mi forma de llorar. Solo tú sabes a dónde voy, solo tú sabes muy bien quién soy.


Aveces siento que nadie logra entenderme, que nadie logra tenerme en cuenta, no sé qué está pasando, pero que bueno que ya no pido respuestas.
Hace un par de días decidí no preocuparme por las cosas que son volubles, confusas y alocadas (aunque me gusten).
La vida es como un túnel sin fondo, nunca se sabe cuándo acabará, solo queda disfrutar las cosas buenas que hay, e ignorar las confusiones de otros.... (o esa es mi solución).
Pero lamentablemente nunca se pierden las esperanzas que lo confuso se vuelva en claridad y todo se vuelva más entendible... en todo caso es preferible enfocarse en lo fácil hasta que lo complicado se desenrrede, volver con lo que quieres cuando todo se haya solucionado.



Lo lamento, no dejo de pensar en ti.

martes, 9 de noviembre de 2010

No me siento bien.

Volví a desaparecer.
Eliminé todas mis cuentas en las redes sociales, apagué mi celular y e decidido morir socialmente.

Me siento abrumada, he dejado mi vida como era antes hace más de un año (tal vez dos) como era de feliz, crítica, cuestionable, controvertida, explosiva, divertida, ocurrente, extraña, etc.
Para convertirme en la típica adolescente llorona que sufre por amor.

Me cansé, volveré a mis artes... a mis fotos, mi música, mis dibujos, mis escritos compulsivos y llenos de energía.

Soy Mariana y jamás debí dejar de ser quien soy para ser algo que TENÍA que ser.
Adiós niña tonta, hola mujer.

jueves, 7 de octubre de 2010

Two ways.

Aveces no entiendo que pasa por su mente. Ella es tranquila y callada. Belicosa y prepotente. Tan propia e inocente.

Y es que al mirarle y recordarla... solo tengo una imagen guardada de ella en mi distraída mente. La verdad, no recuerdo su nombre, su piel, su cabello, su sonrisa. Recuerdo que fue importante, perfecto. Pero, lamento decirte mi doncella de ojos claros, que ya no lo siento.

Su rostro sonrojado y su mirada baja me indica la inocencia que oculta tras sus ojos expertos. Es una nube y no sé si es real.

Espero que te sientas orgullosa de mí, mas creo que tu orgullo se inclina más a tu pecho, estás satisfecha y lograste cada una de tus metas. También siento orgullo de ti, de mí, de esto, del fin. Más no de los medios.

Sígueme, por favor.
Te sigo, y no me arrepiento.
Veamos si eres nube o sol.

martes, 6 de julio de 2010

Zombie. Popurri de sensaciones.

No sé por donde empezar...
Me siento como una niñita inexperta... tanto tiempo e dejado esto, porque sencillamente perdí mi estilo pesimista...
Ahora, ya no me considero ni una positivista ni una pesimista...
... soy nada.
Solo me siento y miro el cielo.
Solo veo que las personas llorar y por inercia, lo hago.
Si los demás comen, sé que es hora de comer.
Sí los demás no se levantan, aun creo que es de noche.
Actuo por inercia, no sé que pasa... solo me siento y sigo mi rutina...
... solo siento que quiero algo y lo hago.
Si quiero fumar, no me importa que mi madre esta en la habitación continua, solo lo hago.
No me importa, ya, que es lo que me pase mañana.
Estoy enferma y lo sé, es posible que sea por fin lo que el médico predijo hace años. Pero no me importa, si quiero tomo las pastillas y si no quiero, no.
No me importa asearme.
No me importa no salir a la calle.
Solo me importa el cielo, mi ventana, el humo y mi mirada perdida.
¿cuándo cambiará esto? me siento perdida, sola, desubicada.
He perdido mi lugar, he perdido mi tiempo.
Me he perdido.

jueves, 25 de marzo de 2010

Mala vida, mala tú, malo yo.

Los días pasan rápidos, como ráfagas, como tornados, como tormentas... y yo sigo estática.
Como si el tiempo no pasara para mí. Como si toda la vida fuera a tener dieciséis, como si tú fueras para toda la vida, como si esto durara una eternidad... tal vez eso es lo que anhelo: que nunca se acabe, que siga igual... que todo siga igual de perfecto como siempre fue, como es.

Quizás mis soluciones siempre han sido el mandar todo por la borda, el escapar, el evitar... el simplemente no hacerme ningún tipo de problemas y dejar que se maten entre ellos -ante todo mi tranquilidad- pero contigo no puedo. Te veo tan débil, tan desprotegida, tan suave, tierna, delicada que solo siento la necesidad de encargarme del trabajo duro, trabajo que antes hacías, antes de cansarte. Y este trabajo duro es el tipo de trabajo que hace un soporte... el llevar en los hombros esta mala vida, esta mala situación, estas malas vibras, este malo ser, este malo tú y esta magnífica relación.

miércoles, 24 de febrero de 2010

El también lo es. IV

Aprender a tener la mente clara me es muy difícil.
Decidí caminar y pensar en como unificar mis dos ciudades, me parecía que poco a poco se iban mezclando en mi cabeza, me parecía ridículo, anormal, estúpido, patético y más que todo sabía que poco a poco me iba a ser daño. Había que hablar con los alcaldes de ambas ciudades...
Me decidí ir primero por el alcalde de Jeey, un tipo joven, inteligente, guapo y el hombre de mi veneración. El, que soluciona mis problemas, dificultades, traumas... no podía llamar a nadie que no fuera él, su nombre era: Mauricio. Divagando entre mis recuerdos y experiencias con él, caminé sin conocimiento y noción de mis pasos... en un par de horas desperté del transe y me encontré sorprendentemente a un paso de la puerta de su oficina y tocaba con mis sucios puños el vidro de portón...

Hola, ¿cómo te a tratado la vida? - pregunté
¡Tú! ¿cómo osas venir a buscarme si abandonaste la ciudad en cuanto pudiste?
Dejemonos de tragedias, mi vida, necesito un favor.
Dime, soy todo tuyo.
Ajá. ¿Recuerdas que me fui a vivir a realidad hace ya algunos años?
Sí, no me lo recuerdes.
Necesito saber si...mmm, tú podrías hablar con la alcadesa del lugar para unificar las ciudades... - balbuceé
¿Estás loca?, verdad. Sabes que haría todo por ti, pero esto es una exageración, un insulto un vituperio ¡JAMAS!
Sabía que no podía contar contigo... adiós.

Di varios pasos, llegué a la perilla, le di vuelta unos 30 grados, me detuve, una voz aguda y cortante hizo que mi camino hacia el otro lado de la puerta se interrumpiera, era él, otra vez, hablando:
- Espera- pronunció me di vuelta con una sonrisa se satisfacción, sabía que no soportaría verme partir con la decepción entre mis manos, una decepción causada por él. Te ayudaré – terminó.

martes, 16 de febrero de 2010

Yo la extraño.


Y mis lágrimas de soledad han ocupado su lugar. Y la rabia de su ausencia invadieron mis ganas.
Sus labios se convirtieron en desconocidos para los míos.
Sus brazos, cada día más lejos, se escapan de mi cuerpo en busca de otro.
Sus manos creadoras de energía y vitalidad ya no están.
Mi cuerpo a perdido la dicha de ser tocado.
Mis ojos perdieron el deleite.
Tu cuerpo perfectamente modelado se pierde en el océano, y las olas lo envidia, y el mar te venera.
Tus piernas, enredaderas fuertes y poderosas, se enredan en el bosque más lejano para no encontrarme.

Tan solo me queda imaginarla y hundirme en la penuria de que mis manos no puedan describirla como ahora mi memoria lo hace.

jueves, 4 de febrero de 2010

Siempre fuiste culpable. (III)


Ya habían pasado dos días desde que desaparecí de Jeey. Estaba con ella en mi nueva ciudad, caminamos varios kilómetros, no conversamos, no dijimos nada. Al cabo de 3 horas le pregunté porque se había quitado la vida para venir en mi encuentro. Me respondió lo que ya había oído "jamás te dejaré" le pregunté como fue que... ya no estaba en Jeey. Me contó una breve historia:

Un día antes de despertar fue el mejor día de tu vida. Por cosas del país en el que vivíamos, solo ese día tendríamos la dicha de vivir 36 horas como si fuera un día cualquiera, que normalmente tiene 24 horas. Habían bebido, habían fumado, habían tenido todo el sexo posible sobre la tierra, todo el pueblo se encontraba ahí, todo el pueblo estaba de fiesta... excepto yo.
Me albergué en mi cuarto y no salí esperando a mi amada, quién me había dicho que llegaría lo más pronto que pueda. Cansada de esperar, decidí ir en busca de ella... no quería ir caminando, y le pedí a un vecino que me llevara hasta ahí. Llegué y.......

despertaste en su cama ya... muerta.

Pero, ¿cómo pasó?- refuté.
Yo... yo... no quiero decírtelo- dijo.
Bajé la mirada y seguimos caminando, llegamos a un restaurante vacío, buscamos comida y comimos. Busqué un tocadiscos antiguo y puse nuestra canción favorita, me senté y volví a preguntar ¿es tan grave?. Sí-respondió. ¿Me desilusionaré?- contesté. Sí-terminó.
"Entonces, no volvamos a tocar el tema"- fue mi ultima frase y desaparecí del lugar dejándola con la mirada perdida y con ganas de detenerme.
Me perdí entre la niebla y volví a encontrarla.


martes, 2 de febrero de 2010

Mi ciudad natal, nunca me dejes. (II)


Tal vez no pueda entender mucho en estas circunstancias.

Aquí comienza esta historia, un día cualquiera... pasó y no quedó en mi memoria... quedó en la imaginación.

---

Desperté y ya no estaba.

Caminé sin tocar el suelo.

Corrí sin agitarme, sin moverme.

Deambulé por las calles de mi ciudad. Pasé muy de cerca por mis compañeros; saludé, pero no me respondieron. Pasé por casa de mis padres quienes...

...aun no sabían nada.

Recorrí toda la ciudad y llegué a otra, donde ella se encontraba, estaba como siempre, durmiendo boca a bajo y con las manos perdidas.

Me acerqué y le susurré algo al oído, ella despertó, buscó en el aire el olor de mi perfume, no respondió, acomodó las sábanas y volvió a dormir...

Resignada al fracaso, eché a caminar sin rumbo muy cerca de su casa hasta que oí llantos de dolor y desesperación, me alarmé, me di vuelta y ahí estaba ella diciéndome: “yo te veo” ¿pero como es posible?...

... jamás te dejaré, continuó.

lunes, 1 de febrero de 2010

Una vuelta por Jeey. (I)


Quisiera ver la perfección de una tarde tibia. Una tarde templada, romántica, apasionada... en la que solo existamos el viento, la luz y yo.

Caminé por mi memoria y recorrí todas las calles abandonadas de la que solía ser mi ciudad, varias casas destruidas y bastantes sueños sin cumplir.
Seguí mi camino y logré divisar a lo lejos a un vagabundo que se jactaba de ser Dios.
Estaba muy cerca de donde solía estar mi hogar, a unas cuadras de la plaza central y al costado de la estación del tren, este último ya muy oscuro por la falta de energía... la cual se terminó en la guerra de la electricidad, muchos años después que yo tomara la decisión de huir al siguiente pueblo.

Al llegar donde estaba el hombre, me pregunté donde había estado todo este tiempo, pues se me hacía muy familiar, me pregunto: "¿me recuerdas?", ¡cómo olvidarlo! si cada tiempo fuera de la realidad (mi nuevo pueblo), me refugiaba en esa ciudad que pedía a gritos un habitante, y pedía a gritos sus viejas épocas de gloria y fama.

- Han pasado ya 4 años desde que lo andaba buscando, ayer después de merodear en mis clases de matemáticas lo encontré, le hablé, me habló, recordé y ya no era él... ya no era vagabundo, ya no era especial, ya no pedía comida, ya no se creía Dios, ya... no era nadie.

Respondí: "Discúlpeme, pero no lo conozco" y seguí mi camino.

sábado, 23 de enero de 2010

¿Será?

Hoy es uno de esos días en los cuales lloro sin saber porque, lo primero que se me viene a la mente es la reciente pelea con mi madre... en el momento de lanzarme a mi cama y llorar como un niño que hace una rabieta pienso e imagino millones de cosas por las cuales no he llorado en este último tiempo y las cuales debiera haberlo hecho.


Entonces ellos, a pesar de todo, a pesar de hacerme sentir como si no valiera nada, como si fuera una delincuencilla, una rebelde sin causa. Me ayudan a desahogarme, a no guardar ese dolor y sufrimiento que yo misma desconozco, que para mi primera impresión no vale ni una sola lágrima, no vale ni la menor importancia pero que en verdad me chocan tan al fondo que hace explosión en el núcleo de mis sentimientos... pero que no llega a la corteza alegre de mis ojos. Aunque sé que en verdad, no fue su intención, en verdad no les importa si me hicieron sentir mal. No. Les importa su bien estar, o eso es lo que me profetizan a cada momento, gracias.... aunque no se lo merezcan.

martes, 12 de enero de 2010

Ya es hora.













Tengo tantos títulos, sin sentido, sin contenido, no sé que decir, no sé que sentir, sé que algo a cambiado, sé que algo no va igual, me agrada o no, me agradaba, ahora no podemos vivir juntos... en mis pensamientos.

...Y es que las cosas son así, volubles como te encanta llamarlas, inesperadas, espontáneas, sin pies ni cabeza, sin sentido, sin razón de ser, así como estas líneas y palabras de reproche, reproche a mi misma, reproche a lo que fui y a lo que ahora se me fue de las manos... lo que me e convertido, al sin sentido.

No sé que hacer ni sentir, repetimos.

- Ya no tengo nada más que a ti y a esta persona tras tus pasos, admirándote perdidamente y olvidando a su amante, él más brutal, salvaje y encantador... el pesimismo.

- Maldita sea, tengo una esperanza.


*Lamento a imagen, pero no tengo la menor idea cual podría encajar con el texto.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Dicen que...

Tengo que creer en él, pero él no cree en mi; él no me conoce, no sabe mi nombre, no sabe quién soy, no sabe mis costumbres, mis tendencias, mis gustos, mis debilidades, mis puntos fuertes.


Somos dos perfectos desconocidos.



Dicen que... sabe todo de mi, ¿Cómo es eso posible, si ni siquiera yo lo sé?
Dicen que... tengo que ser buena.
Dicen que... tengo que quererte, que tiempo atrás eras mi vida.



He cambiado de Dios, tengo una Diosa.
Y sigo devota todos sus mandatos y reglas.

martes, 24 de noviembre de 2009

11:15.

Es exquisitamente excitante odiarte, pues sé que mañana me recibirás con la mejor de tus sonrisas

Las cosas que debería estar haciendo.
Podría, tal vez, tomar el sol.
Podría, tal vez, caminar bajo un cielo húmedo, un cielo que un no encuentro, que tal vez, como me gusta... no exista.
Podría, tal vez, resolver mi examen de computación, pero lamentablemente... no sé como hacerlo.
Podría, tal vez, dejar de pensar en lo que debería estar haciendo, y concentrarme en lo que hago.
Imposible.
Toda una vida soñando y anhelando, que ahora he perdido noción de la realidad.
Y, me temo que eso es bastante agradable.
Y, me temo que no dejaré de hacerlo.

Perdóname si alguna vez me cruzo contigo y te ignoro, porque en verdad eres el mejor de mis amigos.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

No sé nada.


O tal vez lo sé todo ¿Cómo saber si lo sé? sé todo, sé una parte, no sé nada.

He decido olvidar el saber y refugiarme en mi. O en solo manejar las hipótesis que caminen de la mano a lo que -propiamente dicho- sé.


No buscar más, no buscaré la verdad, no buscaré ficticio. Simplemente vivir tranquila con lo que creo saber, sea cierto o no.


Miénteme, porque ahora creeré.

Miénteme, porque ahora no preguntaré.

Miénteme, porque ahora lo pido.


Sé que es duro, nadie dijo que no lo fuera.

Pero es lo que sé y es verdad.


Espero que se pueda cumplir, espero que aguante, maldita sea, ¿será cierto lo que ahora plasmo?

lunes, 16 de noviembre de 2009

Realidad ficticia.

Gritas, corres, ¡avanza, avanza!

2-4-7-6 anda. Observo el reloj, perpleja.

Marc Antony en un concierto y nadie canta.

Imagino, cierro los ojos.

¿Estará pasando?


Te amo, describo la infinidad...

y solo me detengo a pensar

en tu atónita belleza, en el aroma de tus cabellos

en tu voz acaba, en fin... en ti.


Despierto: “Arequipa baja”, camino.

Buenos días, estas lineas no riman

En cambio tú, rimas perfectamente

con el tic-tac de corazón.


¿Corazón? ¡tálamo!, clase de Anatomía

Esta bien, dormiré.


Y te encuentro tan impredecible como siempre

como cuando callé, cuando volé

cuando me encontraste,

cuando te tuve entre mis brazos y nadie existió


¡Ring!, salida, ¿podré verte? Claro..

En mis pensamientos, en mi anhelo

Ahora la pregunta es: ¿podré sentirte?

Solo tu sabes la respuesta, te espero.




~ Mercedes.

sábado, 31 de octubre de 2009

Ya no creo en palabras.


En el transcurso de esta semana me han repetido el mismo sermón de: “Solo tienes 15 años una vez, solo irás al colegio una vez, solo vivirás las cosas una vez. Aprovéchalas, estudia” al igual que “Tienes que ser una persona exitosa”. Y siempre respondo: “Seré exitosa a mi modo, así sea una vagabunda y eso me agrade... lo haré”.

Maldita sea, ¡Cuántos problemas!

Maldita edad.

Maldito futuro.

Maldita ancianidad.

Maldita juventud.

Maldita adultez.

Me pregunto: ¿Cuándo seré feliz con el tiempo que estoy viviendo?. Trato de seguir el consejo de no saltar etapas y vivir cada una con alegría y con paz. Pero, ¿a quién engaño? Nadie vive la etapa correspondiente y, lamento y siento pena de mi misma por admitir esto, soy igual que todos los adolescentuchos agrandadítos y creciditos.


Solución: La he estado buscando, créanme. Y solo encontré: “Haz lo que quieras. Tú decides que esta bien, que esta mal, que te perjudica, que te hace crecer como persona. La decisión que tomes, por más malvada que creas que es... es la correcta.”


~Escojan un camino y no dejen que NADIE lo cambie.


Un pequeño desliz positivista por Mariana Ruiz.

Psd. La fotografía que coloqué, me da mucha paz, espero que tenga el mismo significado en ustedes.

martes, 13 de octubre de 2009

Ya no más.

Porque ya no escribo...
... ni cuando puedo, ni cuando quiero.


He decidido tomarme un merecido descanso.
Y les explicaré mis razones:
No me gusta escribir sobre cosas buenas que me pasan, en una forma de a
uto-ayuda o de optimismo, aliento, motivación y cosas
que nos recuerde que la vida es hermosa.
Eso sería engañarme a mi misma... ya que la vida, sencillamente, no es así.

Si en estos momentos, días, semanas, meses... me siento así, es pasajero (o eso espero).
Mi mente sufre una pandemia de pensamientos felices, una invasión de ternura, buenos ratos, días en los que digo: "hoy va a ser un buen día" y, ¿por qué no? de amor.
Y ojalá termine pronto. Y entonces, después de la oleada de optimismo, regresaré.
Regresaré a poner los pies sobre la tierra, a ponerles los pies sobre la tierra.

Porque la vida es una pandemia de felicidad efímera, que viene cuando lo necesitas y se va cuando te acostumbraste.

~ See you later, bloggers.



jueves, 8 de octubre de 2009

Ahora.

Todo el camino de regreso, lloré.
Hace mucho no lo hacía... no por ese motivo.
Me encontraba en un bus, el transporte público.
Pasaje” - dijo el cobrador. Me miró... “¿se encuentra bien?” Pagué. No respondí.

Bajé, caminé, busqué una tienda... estaba muy llena. Seguí caminando, encontré a una vendedora ambulante. Un Lucky Light, por favor”- pedí. La señora buscó en una caja, me ofreció. Lo pagué, lo encendí y seguí caminado. Fumé lento, pausando, como nunca no había hecho. Una llamada, era mi padre:


- Dónde estas?
- A un par de cuadras
- Ven rápido.

Cerré los ojos, te imaginé. “¿Es posible que extrañe tanto a alguien para llorar por su ausencia?”-pensé. La había visto esa mañana, el tiempo pasaba muy rápido... solo fue una hora.

Nadie sabe lo frustrante que es salir a del colegio y no verla, no abrazarla, no... besarla. Nadie sabe como siento que cada vez esta más lejos de mí, que cada vez la veo menos, que simplemente la extraño.
Daría todo por no extrañarla, daría todo porque estuviera aquí, daría todo por...

Llegué a mi casa, recordé “tengo 15 años y a nadie le importa es lo que quiero”.

domingo, 4 de octubre de 2009

Satisfacción.

Basémonos en ejemplos:

Un drogadicto:
Se droga para que su familia diga o piense: "Pobresito, hay que ayudarlo... mira como esta, preocupémonos por él"

~ Y es que, vamos... ¿no nos da satisfacción que se preocupen por nosotros?

Deprimirse:
- "Mi vida no vale nada, todo me sale mal... cuando creo encontrar la luz, esta se va y me quedo solo"

~ Tenemos que saber que es el dolor para llegar a la satisfacción de la felicidad, o por el contrario... deprimirnos, no da satisfacción.

Trabajar:
- "Maldita sea, estoy 8 horas sentado frente a un monitor tecleando... para luego llegar a mi casa y que mi esposa me diga que falta pagar millones de cosas... odio trabajar"

~ Mentira. Trabajas para tener la satisfacción que haces algo productivo por tu vida; trabajas para que tus hijos vayan al colegio, para que sean alguien en la vida.

Morir:
- "Tengo miedo, ¿cómo quedarán mis seres queridos después de mi muerte?, ¿qué vendrá después? no me gustaría morir"

~ Descansarás, tendrás la satisfacción de estar tranquilo... de descansar después de una corta vida. ¿Eso no les satisface?

El ser humano es una máquina de producir eso: Satisfacción, placer.
Vivimos para eso, servimos para eso, para eso estamos aquí.
Todo lo que hacemos, nos gusta... aunque nos cueste admitirlo.

Teoría de la satisfacción: Italo Argote, derechos reservados.

martes, 22 de septiembre de 2009

No podía evitar no publicarlo.

Mi vida es un espiral
Giro, gozo, río.
Rayos, ¡qué divertido!
empiezo a perder tiempo
¿Por qué?, el espiral se hace más pequeño.
Dejo de gozar y de reír...
Recapacito... es un espiral descendiente.
Y llego al final, donde ya no puedo dar vueltas...
...y, simplemente caigo.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Hace tiempo.

Karina:

Quiero verte, no lo soporto.
Me falta algo, ya no lo encuentro.
Al principio pensé que era por un vieja decepción, pero no fue así.

Me faltaba algo más que eso.
Me faltabas tú, y siento que mi vida esta yendo muy rápida, no me detengo a pensar si lo estoy haciendo bien o mal, cosa que hacías en mí.





Y es que te extraño tanto.
Tanto.
Extraño tus risas lloronas,
tus lloriqueos graciosos,
tus cosas de niña,
tus problemas de adulta,
tus apariencias,
tu esencia.

Quisiera mandar a la mierda todo,
pero si lo hago ciertos padres me odiarían más.
No me jode, me da risa.
Me recuerda a mi papá con lo de Paola.

Pero no importa, sabes que...

Te amo, te amo, te amo y te extraño, más.
Porque eres parte de mí, me recuerdas quién aspiro ser.


Carta a la mejor amiga del mundo : Inspirada el... 29~06~09.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Hola.

Sé lo que estas buscando aquí, no lo encontrarás.
Busca, repasa... esta en ti.

~ Te quiero.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Junto a la ventana.

Te espero, un día sin verte.
Me siento junto a la ventana, la miro... las personas pasan, ninguna es especial.

Los áboles hablan, se mueven, bailan... tráfico
sonidos estruendosos
No soporto los sonidos, los olores, los sabores... solo si provienen de ti.
Tu voz... cálida, calienta las tardes más frías; tu olor, donde quiera que estoy lo siento, te recuerdo, te extraño.

Tiempo... asqueroso; minutos, los aborresco; horas... malditos 60, días...
eternidad.

Te quiero, te adoro, te...

-Hola, ¿Estás bien?, te extrañé.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Se me antoja.

Se me antoja ir, robarte un beso
no a todos les gusta eso, ¿qué puedo hacer?
nos miran: ¿qué?
los miro: perdonen.
Me escondo entre tus brazos, me protegen...
cierro los ojos, siento el aroma de tus cabellos, siento tu rostro
busco tu mejilla, la beso.

Palabras de niñas, palabras de jardín de niños...
Te quiero, te odio, eres tonta, no me "caes", eres mi vida.
Confuso, divertido.

Se me antoja abrazarte, sentir que me amas.
Se me antoja odiarte, con todo el amor posible.
Se me antoja meterme en problemas, si es contigo...
lo puedo todo.

Haz hecho de mi vida un antojo.
Lo quiero, lo veo, lo tengo.

Yo.. te quiero.


domingo, 6 de septiembre de 2009

Veamos.


Mariana: Algunos me describen como una persona generosa, buena, graciosa. Otros como: depresiva, insegura, contradictoria. Y otros (los que no me conocen) como: engreída, materialista, aniñada. Además de los que leen este blog y mis amigos más cercanos: Centrada, realista, inteligente, seria.

Y déjenme decirles que...
Soy todo eso.


El mes anterior, en el que pensé que, pensar era mi mejor opción, la cagué, la cagué... aunque suene vulgar y un poco grosero.
Ya no tengo tiempo para pensar en qué haré; tengo que actuar. Si me equivoco habré sufrido, si acierto habré amado.

Pero, como me tardo mucho en decidir algo me resigné en dejarlo en el pasado.
Empecé algo nuevo... sin pensar, dejar que el cariño surja, no esperar mucho de la relación.

Déjeme decirles que el amor, el cariño o como quieran definirlo, simplemente surge... es inesperado... espontáneo. Si piensan en el por qué estar con esa persona o, si les conviene; tengan la seguridad que su relación no durará el tiempo que esperan.

Alguna vez me dieron ese consejo y es el mejor que me dieron en la vida, ahora los comparto con ustedes... ojalá les sirva.


martes, 1 de septiembre de 2009

26/04/09.


Hace tanto tiempo no lo veía, nos encontramos en aquel parque de siempre. Llegué muy puntual, como él me recordaba meses atrás.

“Hola”- saludó. ¿Cómo haz estado?-continuó.

Le respondí que muy bien, que por lo visto no mejor de lo que él estaba.

Sonrió, dijo: “sabes que es una pantalla, sabes que siempre te amaré”.

Oculté mi rostro... “eres un tonto, podemos ser felices los dos... como antes... como siempre”- le dijé.

Se sentó, encendió un cigarrillo, me preguntó si quería uno, le respondí que sí.

¨Si las cosas fueran tan fáciles como dices... todo sería distinto. Muchas personas sufrirían con nuestra relación así... como sufrieron, ¿no?”- respondió a mi pregunta.

Le dije que no me importan ellos, ellas; no es su problema, no es su asunto simplemente, no es su vida.

Soltó una carcajada, “ilusa”-respondió. “Siempre te amaré así, a escondidas, fingiendo que somos mejores amigos, fingiendo... es la historia de nuestras vidas, ¿no?”- continuó.

- Claro, siempre es como tú quieras, como a ti te gusta, siempre, Stephano, siempre” - respondí.

- No te pongas así, todo lo que hago es por nosotros. ¿Crees que me gusta estar con ella?, te extraño

- Olvídalo, seguiremos nuestras vidas, si es así... es mejor que ya no nos veamos más.

- Tampoco quiero eso- refutó.

- Ya no se trata de lo que quieras, ahora se trata de lo que yo sienta, siempre me haces esto. Me ilusionas para después decir que jamás podremos estar juntos- contesté

- Te amo, es lo único que me atrevo a decirte

- Me tengo que ir, adiós

Me paré, odié esa conversación. Caminamos en silencio, me detuve, “no quiero dejar de verte”- dije.

- No entiendo, hace un rato me dijiste...

- Lo sé, tal vez intentemos ser amigos, como antes. No quiero perderte.

- Claro, ¡sí! amigos... Bueno, te dejo aquí, también tengo que irme.

- Adiós.

Se acercó, me besó; sentí esos dulces, tibios y carnosos labios. Esos labios culpables... culpables de mi primer beso, culpables de mi primer amor, culpables de mi primer amigo. No sabía que decir, me quedé parada, él sonrió. Después de varios minutos reaccioné, corrí, él ya no estaba.  

miércoles, 26 de agosto de 2009

¡Eureka!














- Pero, ¿no te jode sentirte "emo"?
- ¿Te gusta sentirte deprimida?
- Y...en realidad ¿cómo eres?
- ¿Qué esperas de la vida?
- ¿Qué te motiva a vivir?


Hace poco alguien me hizo unas cuantas preguntas. Preguntas sobre mi vida, preguntas extrañas.
Siempre me auto-nombré "rara" porque toda mi vida escuché que las personas buscan felicidad. Felicidad para vivir, felicidad para seguir el camino duro de la vida, felicidad para sentirse completos.

Siempre, o desde que tengo uso de razón, odié ser tan alegre. Me parecía aburrido, y hasta algo tonto. Ahora, después de muchos años descubrí (y por eso el título de mi entrada) que solo busco un equilibrio en mi vida. Cosa que todos deberíamos hacer...no buscar "felicidad" buscar un equilibrio. Si te deprimes fácilmente, busca alegría. Si eres muy alegre, busca serenidad.
Y extrañamente encuentro serenidad así, deprimiéndome.

!Gracias!, por leer estas lineas y agradecería que comentaran. Es un tema que me encantaría discutir.

lunes, 24 de agosto de 2009

A ver.

Ring- "¿Aló?
- ¿Mafita?, leí tu mensaje y me quedé helado.
- No le cuentas a chino, por favor.
- ¿Estas loca? lo mataría; pero, a ver ¿cómo fue todo?


En el transcurso de esos 10 minutos, hablando con Fabian. Reviví lo pasado ese día (hoy)
Un día que tal vez quede en mi memoria o tal vez, lo olvide en un para de años.

-Continuará-

domingo, 23 de agosto de 2009

Ya no tengo nada.

No siento nada, mis venas estan inmóviles


No pienso en nada, y mi cabeza continua en blanco.


No quiero nada, mi corazón no palpita.


No recuerdo nada, mi memoria no quiere recordar.


No hago nada, mis manos me lo impiden.


No veo nada, tal vez estoy ciega.



viernes, 21 de agosto de 2009

Tal vez.



















Si tal vez te escriba, es porque posiblemente te extrañe.
Si alguna vez te extraño, lamentablemente tengo que suponer que tal vez te amo.
Y si me cuesta suponer esto es porque, quizá tenga miedo de hacerlo.
Seguramente si tengo miedo es porque te necesito para que evites que lo tenga.

Te necesito, porque es lo único que puedo asegurar.
Porque, en un mundo de suposiciones tal vez algo sea verdad.

jueves, 20 de agosto de 2009

Inseguridad no aceptada.


Pensar en ser insegura fue la última idea que pasó por mi cabeza pero, como una de las tantas cosas en las que no pienso o no quiero creer, simplemente por desaparecer de la realidad y crear mi mundo perfecto; la verdad chocó a mi vida de la manera más inesperada.

Necesitaba encontrar una explicación lógica para mis sentimientos, los que no decía, los que me guardaba. Y, en la búsqueda esto descarté totalmente y definitivamente el hecho de ser insegura. ¡Bien! Mariana se equivoca por enésima vez. Ahora, que ya sé lo que fui y lo que soy pero, me temo que es demasiado tarde para remediar lo que con mi inseguridad no aceptada, provoqué. 

Tal vez, si en serio piensas en mi, crees en mi y me amas, podrás entenderlo. Pero, la verdad no lo creo, no lo espero y esa es otra cosa en la que no quiero pensar ni creer para que mi mundo sea perfecto. Para que nadie irrumpa en él, en donde vivo yo y tal vez...si hay algún espacio para algo más pueda entrar la felicidad.

domingo, 16 de agosto de 2009

Gracias.



Gracias por traer una nueva esperanza a mi vida, aunque sé que para la tuya no significo mucho.
Me atrevo a decir que te amo, llegaste en el momento exacto.
En el momento que todo estaba mal, que me sentía confundida.
Aunque en principio de todo esto, llegué a pensar que tu llegada confundiría más mi situación; me equivoqué.
Eres perfecta, eres todo lo que quise, sé que esto va muy rápido pero, así lo quiero, así me gusta...así me gustas.

Sé que no podré amarte para siempre pero, será una aventura, algo loco, algo que me haga vivir, que me llene.

Mientras tanto te agradezco por ocuparte de mi. Te amo.

lunes, 10 de agosto de 2009

Por amor al arte.


Por amor al arte - Iván Guevara.
Mejor escúchenla. Es hermosa.
http://www.youtube.com/watch?v=OxmT39BM7vg

martes, 28 de julio de 2009

Adolescentes.


Adolescentes...¿Saben? siempre e creído que estoy muy lejos de ese mundo loco, raro y "rebelde"... 

Esta semana me di cuenta que estaba errada, que la relajada vida que pensaba que tenía era solo una pantalla que ignoraba al resto de la humanidad. Pensaba que YO no tenía los estúpidos problemas de los adolescentes comunes. FALSO. En esta semana aprendí, que aunque no quiera, soy una de ellos. Que me enamoro como ellos, que me desilusiono como ellos, que suelo fingir madures como ellos.

¿Por qué amar a quien no debo? ¿Por qué no amar a quien debo?

Esas dos preguntas han rondado mi cabeza como si no tuvieran otra a quien preocupar.

Sé que no es correcto auto-obligarme a querer a quien no quiero, pero ahora...siento que es lo mejor. Tendré que ser fuerte, soy más fuerte que mi cabeza, que mis pensamientos y que mi corazón.

No valgo más que una amistad, es más, no soy quién para obligar a las personas a que me elijan.


Y ahí viene el estúpido complejo de los adolescentes:

SOY MENOS QUE TODOS.

NO VALGO NADA.

NADIE ME QUIERE.

¿Por qué tenemos que pasar todos, sin excepción, por esta etapa?, tan difícil, tan indeseable. En la que tenemos que tomar decisiones a tan corta edad, decisiones que nos servirán para el resto de nuestras vidas, decisiones que, si las tomamos mal, nuestra vida será una completa mierda.

Que complicado. ¿Por eso van a ver a los psicólogos?, ¿por qué sus padres los trajeron al mundo sin saber como criarlos? ¿por qué fingir que son perfectos ante los ojos del mundo, cuando en verdad sienten como el remordimiento va comiendo su cerebro cada noche cuando están a oscuras y nadie los interrumpe? ¿por qué se portan tan mal ante todos?, ¿por qué no guardan lo que sienten?

Si se expresan: groseros.

Si no dicen nada: reprimidos.

Hay, como ruego que se acabe todo esto, como ruego que llegue la claridad.

Pero, por ahora, tendré que conformarme con largas noches a obscuras, con el sonido de los carros y con mil ideas...imposibles de hacer.

miércoles, 22 de julio de 2009

Belleza masculina.













La semana pasada fui al teatro, como todos los meses...ballet, para variar.
Pero esta vez me sorprendió mucho, vi a un hombre, a un bailarín con el cuerpo más hermoso que mis ojos podrían imaginar y mi cabeza podría alguna vez pensar.

Para variar, en mi vida, pensar en el cuerpo de un hombre resulta extraño…ya que mis amigos o entorno social cree que me gustan las mujeres (cosa que es cierto) y que no me gustan los hombres (mentira). Pero bueno, tengo que decirlo, el cuerpo masculino me da náuseas. Pero aquel joven bailarín que vi, no era hombre, no era mujer. Era un Dios, un Dios hermoso.

Era increíblemente bello, no era musculoso y fornido; ni mucho menos guapo.
Su torso era largo, acolchonado; estupendo para dormir una siesta.
En cada salto, cada pirueta, cada movimiento quedaba cada vez más atónita con aquel bailarín. Tenia elegancia, porte, se movía como si el tiempo se detuviera a cada paso que daba sobre el escenario. Nunca vi algo parecido, nunca veré algo parecido, era la gloria.

Pero como todo... el telón desciende y me despierto de ese sueño, vuelvo a la realidad: Más hombres con mallas ajustadas dejando ver sus genitales, que asco.

sábado, 18 de julio de 2009

Medicina.

Hace algún tiempo, me enamoré. Sé que suena raro, yo, una persona que parece que nada le importa, fuerte, que a simple vista parece que no cree en el amor. Me enamoré.

Todo empezó como cualquier otro gusto, coqueteos, llamadas, mensajes, largas horas hablando...
Hasta que se volvió una obsesión. Sí no recibía un mensaje o una llamada o un "Hola" por Msn. Moría, sentía que necesitaba una dosis diaria de él.
No me importaba que hablara con otras chicas, no me importaba que le dijera "te amo" a otras personas, no me importaba que hiciera de su vida. Solo necesitaba que me dijera cuanto me amaba, aunque sabía que era mentira. 

Todo era perfecto, hasta que se aburrió de mi, y salió con otra mujer. Al principio no me importaba, porque seguía recibiendo mi dosis diaria de "amor". Pero, no duró mucho, ahora mi receta médica de "amor" la tenía otra persona, no lo soportaba
. NO ME IMPORTABA QUE SALIERA CON ELLA. ME MOLESTABA QUE LE DIERA A ELLA, LO QUE YO ME MERECIA. Lo que por derecho había recibido. Tengo que recuperar aquella dosis, no me importa él...
...me importa la medicina.